Sentencia Nº 2020-00875 de Tribunal de Apelación de Sentencia Penal III Circuito Judicial de Alajuela San Ramón, 16-09-2020

Fecha de Resolución:16 de Septiembre de 2020
Emisor:Tribunal de Apelación de Sentencia Penal, III Circuito Judicial de Alajuela, San Ramón
PODER JUDICIAL
TRIBUNAL DE APELACIÓN DE SENTENCIA DEL TERCER CIRCUITO JUDICIAL DE ALAJUELA, SAN RAMÓN
Tel: 2456-9069 tapelacion-sra@poder-judicial.go.cr Fax: 24569029
__________________________________________________________________________________
Exp: 13-002231-0369-PE
Res: 2020-00875
TRIBUNAL DE APELACIÓN DE SENTENCIA DEL TERCER CIRCUITO JUDICIAL DE ALAJUELA, SECCIÓN CUARTA . San Ramón, a las catorce horas quince minutos ( 02:15 p.m.) del dieciséis de setiembre de dos mil veinte.
RECURSO DE APELACIÓN DE SENTENCIA interpuesto en la presente causa seguida contra MARVIN ALONSO OBANDO OBANDO mayor, costarricense, cédula de identidad número 6-0332-0154; por el delito de ROBO AGRAVADO EN GRADO DE TENTATIVA en perjuicio de [Nombre 001]. Intervienen en la decisión del recurso, la jueza Ana Lucrecia Hernández Chavarría y los jueces Jose Blanco González y Raúl Madrigal Lizano. Se apersonan en apelación de sentencia, el licenciado Martín Cornelis Ramírez, defensor particular del aquí imputado.
RESULTANDO:
I.- Que mediante sentencia número 919-2019 de las dieciséis horas del ocho de noviembre de dos mil diecinueve, el Tribunal de Juicio de Heredia resolvió: "POR TANTO: De conformidad con lo expuesto, artículos 39 y 41 de la Constitución Política, artículo 8.2 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, 11 de la Declaración Universal de Derechos Humanos y 14 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Politicos , artículos 1, 18, 19 20, 24, 71, 73, 209, 212 y 213 inciso 1) y 3) del Código Penal; artículos 1, 2, 5 6, 9, 45,47, 142 a 145, 180, 182, 184, 265 a 269, 360, 361, 363 a 367 del Código Procesal Penal; este Tribunal por unanimidad de los votos emitidos: 1) Se declara a MARVIN ALONSO OBANDO OBANDO , autor responsable del delito de ROBO AGRAVADO EN GRADO DE TENTATIVA en perjuicio de [Nombre 001], y en tal carácter se le impone la pena de 4 AÑOS DE PRISIÓN, sanción que deberá descontar el sentenciado, una vez firme el fallo, en el lugar que determinen los reglamentos penitenciarios, previo abono de la preventiva sufrida si la hubiere. 2) No existen objetos decomisados de los cuales se deba disponer. 3) Se resuelve sin especial condenatoria en costas, son los gastos del proceso penal a cargo del Estado. Firme esta sentencia inscríbase ante el Registro Judicial y remítanse los testimonios de estilo ante el Instituto Nacional de Criminología y el Juzgado de Ejecución de la Pena correspondiente. Oportunamente archivese el presente expediente y sáquese del libro de entradas del despacho. " (sic).
II.- Que contra el anterior pronunciamiento, el licenciado Cornelis Ramírez, interpuso recurso de apelación de sentencia.
III.- Que verificada la deliberación respectiva, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 465 del Código Procesal Penal, el Tribunal de Apelación de Sentencia del III Circuito Judicial de Alajuela, San Ramón, procedió a conocer del recurso.
IV.- Que en los procedimientos se han observado las prescripciones legales pertinentes.
Redacta la jueza de apelación de sentencia Hernández Chavarría; y,
CONSIDERANDO:
I.- El licenciado Martín Cornelio Ramírez, en su calidad de defensor público del imputado en la causa Marvin Obando Obando, interpone recurso de apelación contra la sentencia número 919-2019 dictada por el Tribunal Penal de Heredia, Sección Tercera, a las 16:00 horas del 8 de noviembre del 2019, que declara al imputado, autor responsable del delito de Robo agravado en grado de tentativa, en perjuicio de [Nombre 001], y en tal carácter le impone la pena de 4 años de prisión.
II.- Como PRIMER MOTIVO, alega inconformidad con la determinación de los hechos y la valoración de la prueba. Refiere que los eventos expuestos en la acusación, son los mismos tenidos por demostrados en sentencia y que en relación al primero de ellos, se acusa que el imputado y otro sujeto de identidad desconocida: “[…] con un objeto indeterminado arrancaron el llavín del portón eléctrico del inmueble”. Sin embargo, sostiene que este evento no fue demostrado en juicio y que se presentaron elementos contradictorios sobre este punto. Entre ellos en el considerando IV de la sentencia del que transcribe una parte, en la que se indica: "Es decir; el señor Valencia Restrepo es testigo directo del hecho, en tanto pudo observar de forma clara desde la ventana de su vivienda, que se ubica al lado de la casa del ofendido el momento exacto en que dos sujetos sacaban la motocicleta de su vecino por el portón de acceso. (folio 98 frente, lo resaltado es propio) Por su parte, fue claro el testigo Samuel en detallar que el endilgado y el sujeto no identificado, dañaron el llavín del portón peatonal de acceso a los apartamentos para poder sacar la motocicleta de la cochera, esto porque él pudo observar el daño que sufrió la cerradura así como que fue testigo del momento en salían del lugar por ese mismo portón empujando la moto. (...) Es decir, si bien el testigo no observó el momento en que el justiciable y el otro sujeto que lo acompañaba ingresaron a la cochera de los apartamentos lo cierto es que escuchó el ruido y observó de forma clara que el imputado salió empujando la motocicleta sustraída por el portón peatonal de ingreso, portón que como aclaró contaba con un sistema de apertura mediante llave y también de manera eléctrica pero además informó haber visto el menoscabo en el llavín del portón , el cual tuvo que ser arreglado por la dueña de los apartamentos, por lo que el hecho de que el testigo no observara el momento en que se dañó el llavín, no implica como lo pretende la defensa, que no se pueda acreditar la responsabilidad del señor acusado, ya que las circunstancias de modo narradas permiten concluir que fue Marvin Alonso Obando Obando y el co imputado quienes dañaron el llavín del portón mismo por el cual salieron del lugar con el vehículo en su poder; así como que tampoco se demostró en el debate que ese llavín estuviera de previo dañado. (folios 99 vuelto y 100 frente, lo resaltado es propio)." Concluyó que ante ello, se presentan dos disconformidades: A.-) La acción descrita de “arrancar” y la tenida por probada de “dañar” en el contexto de este caso, son distintas pues el llavín no fue “arrancado” en el sentido común del lenguaje, ni en el que se señala formalmente por el diccionario de la Real Academia en que se refiere a: "(2- sacar con violencia algo, del lugar a que está adherido o sujeto, o de que forma parte/ 3 - Quitar con violencia) y “dañar” en su primera y segunda acepción (1.- causar detrimento, perjuicio, menoscabo, dolor o molestia. 2.-maltratar o echar a perder algo). De manera que, a pesar de las semejanzas, se varió considerablemente la acción. A lo que se suma, la falta de demostración en juicio, por lo que fustiga, esto afecta la validez de los hechos tenidos por probados. B.-) Inferir erróneamente la acción cuestionada bajo esa premisa, pues se indica que el imputado con probabilidad suficiente, dañó el llavín para poder sustraer la motocicleta y transcribe un extracto de los folios 101 fte. y vlto. de la sentencia recurrida, donde se expresa la frase que el encartado dañó la cerradura del portón de acceso o llavín. Lo anterior sostiene, afecta significativamente la calificación legal de los hechos, dado que al haberse tenido por demostrado que el imputado arrancó o dañó sin mayores pruebas, varía la pena a imponer, al habérsele condenado por robo agravado, cuando se reclama, pudo haberse calificado como un hurto agravado, al no existir prueba incriminante sobre el elemento objetivo del tipo penal referido a la fuerza empleada. Alega que se contó con un único testigo del que se indica, no pudo observar la ejecución del daño, no se realizó una inspección ocular y tampoco fijación fotográfica. Además resalta que, no vino el supuesto propietario de la moto a declarar, así como tampoco la dueña de los apartamentos, por lo que estima se realizaron conjeturas sobre esta acción y advierte que la sentencia misma admite que “no es posible para este tribunal comprender todas las consecuencias o secuelas que le provocó el haber sido víctima de este delito, así como por ejemplo el daño provocado al domicilio, tomando en cuenta que no existe un acta de observación o documentación que aporte información al respecto.” (folio 103 vlto. de la sentencia). Así, considera que los hechos probados distan de la prueba que se recibió en el debate, por lo que la resolución, no tiene coherencia lógica intrínseca y produce un agravio al imputado, a quien se le condena por un delito más grave y no uno menor como el hurto agravado, con lo que se incrementó la pena. Y por todo, solicita se declare con lugar el motivo recalificando el delito a hurto agravado (artículo 209 del Código Penal), el cual habría prescrito por haber operado el cómputo en el espacio de tiempo transcurrido desde la convocatoria a audiencia preliminar, al señalamiento juicio. En caso de que el tribunal de alzada interprete que el cómputo de la prescripción no ha operado, solicita se corrija y recalifique el delito a hurto agravado y que al encontrarse en estado de tentativa, se rebaje la pena mínima establecida y se le imponga un mes de prisión. De no acogerse las dos anteriores pretensiones, solicita reenviar la causa para nueva sustanciación
III.- Como SEGUNDO MOTIVO: Alega inconformidad con la valoración de la prueba, sostiene que en sentencia se tuvo por demostrada la sustracción de una motocicleta, cuyo propietario se desconoce y no se determinó con certeza, ni tampoco se apersonó al proceso, ni se presentó a declarar en juicio Según la acusación y como se tuvo por demostrado, el bien que intentó sustraer el imputado, es una motocicleta marca Honda, placas MOT [Valor 003]. Acto seguido el recurrente transcribe doctrina en relación a la limitación a la libre valoración de la prueba, y a las reglas de la exclusión. Sostiene que en el caso, la ausencia del ofendido en juicio se cuestionó en las...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba