Economías de ámbito en la industria bancaria costarricense. Un análisis del período 1997-2009.

Author:Guti
Pages:203(13)
 

ÍNDICE Resumen Abstract Introducción Marco Teórico Metodología Datos de Panel Modelo elegido para la estimación Datos utilizados Resultados y discusión Conclusiones Bibliografía Anexo I. Función de costos translogarítmica estimada INTRODUCCIÓN

El sistema financiero costarricense ha sufrido importantes cambios en las últimas dos décadas. La reforma a la Ley Orgánica del Banco Central en 1995 (Ley No.7558 del 27 de Noviembre de 1995) mediante la cual se varían de manera sustancial las potestades de esta entidad, se liberalizan las cuentas corrientes y se crea la Superintendencia General de Entidades Financieras (SUGEF), entre otros, constituye un año de referencia usado en la literatura sobre el sistema financiero nacional para la elaboración de estudios referentes al sector (Yong, 2005).

Otras modificaciones importantes realizadas desde la década de los noventa hasta la fecha incluyen la eliminación de los topes de cartera, la liberalización de la cuenta de capitales, la creación en el año 2004 del Consejo Nacional para la Supervisión del Sistema Financiero (CONASSIF) y el fin de la Banca Off Shore, entre otros (Yong, 2005); (Rojas et al, 2009). En lo que al sector bancario respecta, es durante este periodo en el que se inicia e intensifica un mayor dinamismo en la industria que incluye un progresivo proceso de fusiones y adquisiciones tales que, a manera de ejemplo, se pasa de 30 entidades bancarias en 1997 a 16 en el 2008 (Rojas et al, 2009).

La entrada de mayores agentes al mercado no se ha traducido en una reducción significativa en los márgenes de intermediación financiera a niveles comparables con los de otros países de la región, siendo este un indicador fundamental de la eficiencia del sistema financiero (Yong, 2005); (Angulo, 2004); (Rodríguez-Clare et al, 2002); (Lizano y López, 2005); (Gónzalez Vega, 2001); (Villalobos, 2004). Lo anterior hace suponer la presencia de ciertas rigideces que limitan la competencia efectiva y hacen que los precios a los consumidores no se hayan acercado al costo marginal de las entidades bancarias. Resulta pertinente entonces analizar la estructura de la industria bancaria desde la perspectiva de las economías de ámbito.

MARCO TEÓRICO

Tradicionalmente, las teorías de la producción se han concentrado en la producción de un solo bien. Es debido a lo anterior que los argumentos usados comúnmente en la teoría de Organización Industrial se han enfocado en funciones de producción para un único bien o servicio. El surgimiento de empresas multiproducto de amplia escala (conglomerados) es una diferencia importante entre la teoría y la realidad.

En concordancia, una creciente atención se ha centrado en los fenómenos que diferencian al caso multiproducto del caso de un producto individual (Kasuya, 1986).

Conforme la desregulación en los mercados financieros ha progresado, se ha mantenido claro que, mientras la teoría de las economías de escala se mantiene válida y tiene capacidad explicativa, las economías de ámbito o alcance son cada vez más analizadas para explicar aspectos de organización industrial. En el caso de la industria bancaria, los bancos diversifican como una manera de administrar el ambiente más intenso y competitivo que enfrentan. Los bancos y entidades financieras necesitan acceder a más áreas de negocios (mercados) que les permitan aprovechar al máximo la experiencia e información con la que cuentan para de esta forma tener economías de ámbito y aumentar sus ganancias (Kasuya, 1986).

El término economías de ámbito fue acuñado hace varios años para denotar una propiedad presente en la producción de un determinado bien o servicio: el ahorro en costos resultante del ámbito mas que de la escala de una empresa. El concepto es ampliamente utilizado ya que guarda relación con firmas que producen más de un producto, las cuales son la norma y no la excepción en la actualidad (Panzar y Willig, 1981).

Las economías de ámbito se presentan cuando el costo para una empresa de producir dos o más productos de manera conjunta es menor que el costo de producir tales productos de manera separada por medio de empresas o plantas diferentes. Tal fenómeno se da cuando los insumos (capital y trabajo, por ejemplo) pueden ser compartidos en la producción de diferentes bienes. Un ejemplo de esto es el caso de la industria aeroespacial en la que el costo de transporte tanto de pasajeros como de fletes u objetos es claramente menor que el costo de usar dos aviones para transportar pasajeros y encargos de manera separada (Akhtaruzzaman, 2005).

Las economías de ámbito refieren al caso en el que se producen ahorros en costos para una empresa al participar en múltiples mercados. Tales economías se presentan cuando el costo para una sola firma de producir un determinado nivel de producto es menor que la suma de los costos de firmas separadas produciendo a tal nivel en un sólo mercado. Las economías de ámbito son usualmente descritas como una condición de subaditividad en una función de costos conjuntos para múltiples mercados C([y.sub.1],[y.sub.2]) con:

C([y.sub.1],[y.sub.2])

Donde C([y.sub.1],[y.sub.2]) es el costo conjunto de producir y1 unidades de bien en el mercado 1 y [y.sub.2] unidades en el mercado 2 (Gimeno y Woo, 1999).

La reducción en costos debido a la producción conjunta versus la especializada (las economías de ámbito), puede darse por diversas razones. Dentro de tales razones se encuentra el hecho de que hay productos separados que naturalmente surgen de un insumo compartido, tal como la lana y carne producto de una oveja. Igualmente, las economías de ámbito podrían surgir por la presencia de un factor de producción fijo, por ejemplo, una planta de manufactura o algún canal de distribución que no sea totalmente utilizado en la producción de un sólo bien (Helfat y Eisenhardt, 2004).

Otras causas contemplan las economías de redes por la producción conjunta de productos ligados (como en el caso de centros aéreos que facilitan la transferencia de pasajeros de una aerolínea entre un par de ciudades), la reutilización de algún insumo en más de un producto (por ejemplo, resúmenes de artículos de revista reutilizados en múltiples indexaciones de artículos), el que algunos productos compartan activos intangibles como en el caso de la investigación y el desarrollo que dan origen a gran variedad de productos (Helfat y Eisenhardt, 2004).

Todas las razones anteriores ayudan a explicar la diversificación de un sólo producto [y.sub.1] en otro producto [y.sub.2] debido a los recursos o insumos compartidos en la producción de los dos bienes. En términos generales, la diversificación a través de fusiones o adquisiciones generalmente da como resultado economías de ámbito al permitirle a las empresas compartir factores fijos de producción y eliminar costos superfluos. Por ejemplo, cuando una compañía que produce queso adquiere una que produce galletas, ambos negocios pueden compartir el factor fijo asociado con la distribución para las tiendas de comestibles y las ventas. Como resultado de lo anterior los recursos de distribución y ventas de la firma adquirida se hacen redundantes y sus costos pueden ser eliminados (Helfat y Eisenhardt, 2004).

Según Helfat y Eisenhart (2004), otra forma que tienen las firmas para diversificarse y obtener economías de ámbito es a través del crecimiento interno. Así, por ejemplo, un productor de galletas puede entrar en el negocio de los quesos y compartir la distribución a las tiendas de comestibles y las ventas entre los dos negocios. Este ejemplo de diversificación a través de crecimiento interno traduce la idea de los costos compartidos de las economías de ámbito en una motivación para acceder mercados. Si se produce un exceso en alguno de los recursos, se presenta entonces la oportunidad de reducir los costos unitarios a través de la diversificación y el...

To continue reading

Request your trial