Una opción para la fundamentación teórica de la responsabilidad social corporativa.

Author:Jim
Pages:421(7)
 

TABLA DE CONTENIDO Resumen Abstract I. Introducción II. El campo de acción de la Ética III. Los principios fundamentales de la Ética Empresarial IV. La Ética en la empresa de negocios V. La Responsabilidad Social Corporativa VI. Conclusión Referencias I. INTRODUCCIÓN

Una visión de la Psicología indica que el ser humano ha de comprender razonablemente bien los principios y normas generales que fundamentan los temas de su interés, con tal de administrarlos o gobernarlos correcta y oportunamente. Bajo esta perspectiva, conviene reflexionar los principios básicos y normas generales que han de regir la Responsabilidad Social Corporativa--RSC--, con el fin de establecer un marco general común que funja como instrumento para la dirección de los esfuerzos particulares, relacionados con la valoración del ejercicio de la Ética Empresarial.

Así las cosas, el contenido de este artículo ofrece una visión fundamental de la Ética Empresarial desde el punto de vista de la Antropología Filosófica Cristiana, con el interés de ofrecer una perspectiva de más en el continuo proceso de construcción y actualización de la fundamentación teórica que ha de sustentar la valoración de la Responsabilidad Social Corporativa.

  1. EL CAMPO DE ACCIÓN DE LA ÉTICA

    La Antropología Filosófica Cristiana tratada por Ricardo Yepes (1996) y José Ángel García Cuadrado (2010) indica que el ser humano cuenta con dos rasgos únicos: la inteligencia y la voluntad La inteligencia faculta al ser humano a aprehender la realidad vigente tanto al interno como al externo suyo; y la voluntad lo faculta a querer hacer aquellas cosas que la inteligencia le indica son buenas Tanto Yepes (1996) como García Cuadrado (2010) sostienen que la presencia de estas dos potencias en la naturaleza humana permite al ser humano ser capaz de gobernar su propia vida sin necesidad de acudir ordinariamente a la invocación de los instintos, tal y como sucede en el Reino Animal Esta capacidad de autogobierno propia de la naturaleza humana, le implica su vez una exigencia concreta: 'la de ser verdaderamente libre' esto es, capaz de elegir el bien por su propia voluntad.

    Por otro lado, la misma Antropología Filosófica citada en el párrafo anterior, recuerda que el ser humano es limitado e imperfecto; siendo usualmente incapaz de acceder la verdad en su primer intento por alcanzarla Ante este panorama, surge la Ética la cual puede ser comprendida como una ciencia práctica que faculta al hombre a valorar la bondad de los actos humanos según Ángel Rodríguez Luño (1991); de manera tal que esté en capacidad de elegir siempre, la mejor entre las opciones correctas disponibles Al respecto conviene tener presente que, en ocasiones, la misma abstención es una opción válida a ser tomada en cuenta.

    Por otra parte, cabe aclarar que, según el mismo Luño (1991) un acto es considerado humano cuando la persona lo realiza consciente y libremente; esto es, cuando sabe lo que está haciendo y además tiene la oportunidad de elegir una entre varias opciones correctas disponibles La ausencia de alguna de estas dos características impide que un acto sea considerado humano El ejemplo típico es el matrimonio: quien lo contrae libremente está realizando un acto humano y, quien lo contrae coaccionado no está ejecutando un acto humano.

    Continuando con el tema, también es necesario realizar la siguiente observación: la Ética únicamente valora la bondad de los actos humanos Por tanto, urge comprender que una actuación correcta desde la perspectiva ética no asegura el éxito de los actos emprendidos Lo anterior es justamente, el campo de acción de la Dirección y de la Empresariedad, mas no de la Ética.

  2. LOS PRINCIPIOS FUNDAMENTALES DE LA ÉTICA EMPRESARIAL

    Tomás Melendo (1990) indica en su libro "Las claves de la eficacia...

To continue reading

Request your trial