Las tropas cibernéticas y la manipulación política en línea en Costa Rica

AutorSimone Bunse
CargoSenior Fellow de LEAD University e investigadora de Stockholm International Peace Research Institute
Páginas161-177
161
Logos
Enero-Junio 2021
Vol. 2 No. 1
ISSN 2215-59 10
Senior Fellow de LEAD University e investigadora de Stockholm International Peace Research Institute.
Un agradecim iento especial a cua tro entrevistados a nónimos por compa rtir su conocimie nto, a dos revisores exp ertos por sus
comentari os críticos, así c omo al Comité Editor ial de LEAD Univer sity por la retroa limentación.
Simone Bunse
LAS TROPAS CIBERNÉTICAS
Y LA MANIPULACIÓN POLÍTICA
EN LÍNEA EN COSTA RICA
Estudio de cas o
RESUMEN
Este artículo analiza la m anipulación en línea en Costa Rica desde el 2018. Plantea cuatro
preguntas clave: ¿Qué forma organizativa adoptan las tropas cibernéticas en Costa R ica?
¿Qué estrategias y herramientas uti lizan para difundi r información falsa en línea? ¿Qué sa-
bemos sobre su capacidad y sus recursos? y ¿Qué acciones han tomado los actores públicos
y privados para frenar esta actividad en el país? El análisis se ba sa en una revisión extensa
de la cobertura de noticias y en entrevist as. Concluye que las redes sociales en Costa Rica
se han convertido en una importante herram ienta de campaña política. Si bien no existe
un “armamento sistemático de las redes sociales” para inuir la s elecciones, numerosos
partidos políticos, sindicatos y ciudadanos han descubierto el potencial de las redes sociales
para realizar campañas políticas. Igual que en otros paí ses, en Costa Rica particula rmente
los partidos religiosos, grupos ultraconservadores y populista s de la derecha han sido fre-
cuentemente vinculados a noticias falsas y el reclutamiento de trolls en Facebook y Twitter.
Pero, la producción y divulgación de propaganda política en Costa Rica sigue siendo una
actividad humana doméstica y casera. Ni el TSE ni las iniciativas privadas h an encontrado
intentos automatizados sosticados o imágenes manipuladas profesionalmente para enga-
ñar a los votantes. Desde el 2018, los intentos de desinformación se han centrado en temas
políticos y sociales polémicos locales. Aprovechando la polarización existente, los temas
clave incluyen la corrupción, las reformas gubernamentales, la inmigración, así como el
aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo.
Palabras Claves: tropas cibernéticas; propaganda política; medios sociales; manipulación; troll.
ABSTRACT
This article analyses socia l media manipulation in Costa Rica since 2018. It asks four key
questions: What organizational form do cyber troops in Cost a Rica take? What strategies and
tools do they use to spread false information online? What do we know about the capacity
and resources invested in political online manipulation? And what responses have public
and private actors taken to stem cyber troop activity in the countr y? The analysis relies on an
extensive review of news coverage and interviews. It concludes that social media in Costa
Rica has become an important st rategic political campaign tool. While there is no systematic
“weaponization of social media” to engineer election results, numerous political parties,
trade unions as well as individual citizens have discovered the potential of social media for
political campaigning. As in other countries, part icularly religious parties, ultraconservative
groups, and populists on the right have frequently been directly linked to fake news and the
162 Logos
Enero-Junio 2021
Vol. 2 No. 1
Estudio de cas o
recruitment of trolls and harassment on Facebook and Twitter.
But the production and divulgation of political propaganda in
Costa Rica is still homemade and home-grown human act ivity.
Neither the election tribunal (TSE), nor private initiatives have
found any sophisticated automated attempts or professionally
manipulated imaging to mislead voters. Since the 2018 election,
disinformation attempts have focused on contentious local
social and political topics. Exploiting existing polarization, key
themes include corruption, government reforms, immigration,
as well as abortion and marriage equalit y.
Key word s: cyber troops; political propaganda; social media;
manipulat ion; troll.
INTRODUCCIÓN
Costa Rica es una de las democracias más estables
de América Latina. Tiene un sistema político multipar-
tidista, realiza elecciones cada 4 años y sus medios de
comunicación son libres e independientes. Siendo un
país pequeño de ingresos medios con una población de
5 millones de personas, tiene un nivel muy alto de pene-
tración de Internet (74% en enero de 2020) con un 73%
de la población que usa activamente las redes sociales
(Kemp, 2020). En comparación, el nivel de penetración
de internet de Colombia es de alrededor del 62%, el de
Brasil el 67% y de México un poco menos del 66%.
El uso de las redes sociales para  nes de campaña
electoral se hizo visible por primera vez en 2010 en
Costa Rica. Sin embargo, todavía est aba en su infancia.
Los partidos políticos no tenían amplias bases de da-
tos de usuarios1 y la cantidad de usuarios de Facebook
acababa de comenzar a crecer (Estadísticas Globales,
2009). No fue hasta las elecciones de 2014 que los candi-
datos presidenciales y los partidos políticos integraron
a los medios sociales de manera más prominente en su
comunicación electoral. Aún así, la mayoría de los can-
didatos carecían de estrategias organizadas de campa-
ñas virtua les (Cruz Romero, 2015). De los 5 principales
partidos contendientes (Partido Liberación Nacional
(PLN), la Unión Social Cristiana (PUSC), Partido
Acción Ciudadana (PAC), Movimiento Libertario
(ML), y el Frente Amplio (FA)), sólo dos (PLN y el PAC)
tenían estrategias de ca mpaña en línea en 2014 (Cruz
Romero, 2015).
1 Entrevista, realizada el 24.6.2020.
2 Entrevista, realizada el 24.6.2020.
3 Entrevista, realizada el 24.6.2020.
4 TSE DFPP-EE-R A-001/2018. El TSE no encontró nin gún gasto de campaña del PL N vinculado a Sepúlveda o u n contrato.
5 Entrevista, realizada el 25.6.2020.
El PAC es un partido más nuevo, mayoritariamente
urbano. Su base de usuarios de las redes sociales había
crecido naturalmente a partir de su audiencia políti-
camente activa mucho más joven que ya estaba en las
redes sociales. El PLN, a su vez, es un par tido tradicio-
nal mucho más antiguo con una base más envejecida y
conservadora que tardó en adoptar las redes sociales2.
Por lo tanto, el partido tuvo que crecer de una manera
un poco articial y organizar sus usuarios para posi-
cionar su agenda en las redes sociales. Sus torpes es-
fuerzos fueron notados con desdén durante los debates
presidenciales de 2014, cuando el partido encargó a
algunos de sus miembros que comentaran en las plata-
formas de redes sociales para apoyar a su candidato y
critica r a sus oponentes3.
En 2016, los periodistas de Bloomberg revelaron
(Robertson, Riley y Willi s, 2016) que el hacker colom-
biano encarcelado, Andrés Sepúlveda, había investi-
gado a la oposición en Costa Rica a principios del 2013.
El candidato presidencial de PLN, Johnny Araya, ad-
mitió haber tenido contactos con Juan José Rendón,
el estratega político para quien Sepúlveda a rmó tra-
bajar desde Miami. Sin embargo, Araya negó haber
contratado a su rma o a alguno de sus asociados
durante la campaña electoral (Cambronero, 2016).
Como resultado de estas revelaciones, el partido de
izquierda marxist a de Costa Rica, FA, cuyo candidato
presidencial José María Villalta lideraba las encues-
tas en diciembre de 2013 y terminó las elecciones en
febrero 2014 en tercer lugar, acusó al PLN de ciber
espionaje y solicitó al tribunal electoral del país, TSE,
que abriera una investigación. El TSE lo hizo en 2016,
pero archivó el caso en 2018 por falta de pruebas4. En
este caso, no fue necesaria la siniestra actividad de
las tropas cibernéticas para da ñar la credibilidad de
Villalta5. Alarmada por las encuestas, la comunidad
empresarial de Costa Rica se organ izó abiertamente
bajo el nombre de “Alianza Costa Rica” para hacer
campaña contra Villalta . Distribuyó material impre-
so a empresas que presentaba sus políticas como una
amenaza para la comunidad empresarial, el empleo y
la democracia de Costa Rica (Agüero, 2014).

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba