Una sentencia ética sobre 'bioética'

Autor:Jorge Scala
Cargo del Autor:Abogado por la Universidad Nacional de Córdoba (Argentina)
Páginas:221-254
RESUMEN

Antecedentes: El señor Hermes Navarro Del Valle, ciudadano costarricense, planteó el 7.4.95 una acción de inconstitucionalidad, contra el Decreto Nº 24029-S del Poder Ejecutivo de la República de Costa Rica.

 
EXTRACTO GRATUITO
V
NOTA A FALLO
UNA SENTENCIA ÉTICA
SOBRE “BIOÉTICA”133
Jor ge Sca la
1. Ante ce den tes: El se ñor Her mes Na va rro Del Va lle,
ciu da da no cos ta rri cen se, plan teó el 7.4.95 una ac ción de in -
cons ti tu cio na li dad134, con tra el De cre to Nº 24029-S del Po der
Eje cu ti vo de la Re pú bli ca de Cos ta Rica. Me dian te di cho De -
cre to se ha bía apro ba do el de no mi na do “Re gla men to para las
Téc ni cas de Re pro duc ción Asis ti da”, pu bli ca do en el Dia rio
Ofi cial, el 3.3.95. El ar gu men to uti li za do fue que la Cons ti tu -
ción de Cos ta Rica es ta ble ce que la vida hu ma na es in vio la ble
(art. 21), lo cual im pli ca una pro tec ción com ple ta de di cho de -
re cho; por tan to, la tu te la debe ini ciar se des de el mo men to en
que la vida hu ma na co mien za. El ac tor se con si de ró le gi ti ma -
do para de man dar, dado que la de fen sa del de re cho a la vida de
los nas ci tu rus, es un de re cho de in ci den cia co lec ti va; y la Ley
de la Ju ris dic ción Cons ti tu cio nal cos ta rri cen se (art. 75, pá -
rra fo), otor ga a todo ciu da da no tal le gi ti ma ción.
221
NOTA A FALLO. UNA SENTENCIA ÉTICA
SOBRE “BIOÉTICA”
133 Artícu lo pu bli ca do en el Se ma na rio Ju rí di co 1325, del 25.01.01, Cór do ba (R.
Argen ti na).
134 El 22 de mar zo de 1996 el ac tor pre sen tó el am pa ro nº 1149-E-96, que fue te ni do como
coad yu van te de la ac ción de in cons ti tu cio na li dad.
El pe ti cio nan te se basó, ade más, en lo pres crip to por di -
ver sos Tra ta dos Inter na cio na les de De re chos Hu ma nos, re -
cep ta dos por su país, a sa ber: la Con ven ción Ame ri ca na de
De re chos Hu ma nos (arts. 4 y 1, inc. 2), el Pac to Inter na cio nal
de De re chos Ci vi les y Po ti cos (art. 6, inc. 1) y la Con ven -
ción de los De re chos del Niño (Preám bu lo y art. 6). En base a
di chos Tra ta dos y le gis la ción in fe rior y com pa ra da, el ac tor
con clu ye que la pro tec ción ju rí di ca de la vida hu ma na co -
mien za con la con cep ción, tér mi no ju rí di co equi va len te a la
fe cun da ción o fer ti li za ción, en el cam po bio mé di co –en de fi -
ni ti va a la pe ne tra ción del es per ma to zoi de en el óvu lo hu ma -
nos–. Por úl ti mo sos tie ne que los pro ce di mien tos de fe cun -
da ción in vi tro, son téc ni cas ex clu si va men te mer can ti les,
por que no cu ran la in fer ti li dad; ade más, por su gran im per -
fec ción, cau san la muer te de mu chos se res hu ma nos re cién
con ce bi dos, para lo grar cada na ci mien to, y es tas ma ni pu la -
cio nes y muer tes no se com pa de cen con el ca rác ter “in vio la -
ble” de la vida hu ma na, con for me la Cons ti tu ción Po lí ti ca de
la Re bli ca de Costa Rica.
Co rri da la vis ta per ti nen te a la Pro cu ra du ría Ge ne ral de
la Re pú bli ca, ésta en un ex ten so in for me, con si de ra ad mi si -
ble la ac ción, tan to en lo for mal –por es tar en pre sen cia de un
cla ro in te rés di fu so–, como en lo sus tan cial, pues está cons ti -
tu cio nal men te prohi bi do en Cos ta Rica, que el Po der Eje cu -
ti vo re gla men te –en vía ori gi nal y pri ma ria–, el de re cho a la
vida y a la dig ni dad hu ma nas. Pese a esta cla ra in cons ti tu cio -
na li dad, el Pro cu ra dor in gre sa en otras con si de ra cio nes, con -
clu yen do en fun ción de la Con ven ción Ame ri ca na de De re -
chos Hu ma nos, que “no po dría dis cu tir se en Cos ta Rica si el
preem brión, el em brión, y con mu cha ma yor ra zón el feto,
V: NOTA A FALLO. UNA SENTENCIA ÉTICA SOBRE “BIOÉTICA”
222
son ti tu la res del de re cho a la vida y que esa vida está cons ti -
tu cio nal men te pro te gi da” (pun to 4).
Lue go se tomó una au dien cia, don de los Ma gis tra dos pu -
die ron oír a re pre sen tan tes del Mi nis te rio de Sa lud, la Caja
Cos ta rri cen se de Se gu ri dad So cial, el Co le gio de Mé di cos y
Ci ru ja nos y el Insti tu to Cos ta rri cen se de Infer ti li dad, a fin de
eva cuar sus du das so bre as pec tos téc ni cos y cien tí fi cos de la
fi vet. Fi nal men te, la Sala Cons ti tu cio nal de la Cor te Su pre -
ma de Jus ti cia de Cos ta Rica, el 15.3.00 dic ta la Re so lu ción
Nº 2000-02306 don de, con el voto fa vo ra ble de 5 Ma gis tra -
dos y el ne ga ti vo de 2, re suel ve anu lar por in cons ti tu cio nal el
De cre to Eje cu ti vo 24029-S, con re troac ti vi dad a la fe cha
de su vi gen cia, y sin per jui cio de los de re chos ad qui ri dos de
bue na fe.
2. El di le ma “bioé ti co” bien re suel to: Para ser sin ce ros,
he mos de re co no cer que los en tes que se en cuen tran en este
mun do, tie nen sólo dos mo dos de ser fren te al De re cho: o se
es ser hu ma no o per so na (su je to), o se es cosa (ob je to); no
hay un ter cer modo de ser, ni com po si ción o mix tu ra al gu na
en tre am bas ca te go rías. Esto de vie ne así por la mis ma na tu -
ra le za. Y no hay vuel ta po si ble. Vea mos:
a) La per so na: Cuan do me re fie ro a la per so na, digo per -
so na hu ma na; con to das las im pli can cias que le co rres pon -
den, por el sólo he cho de per te ne cer a la na tu ra le za hu ma na.
El ser hu ma no es una “sus tan cia in di vi dual de na tu ra le za ra -
cio nal”, con for me la cé le bre de fi ni ción de Boe cio, en el si glo
V. Esa rea li dad on to gi ca del ser hu ma no, ser vivo como
otros que ha bi tan este pla ne ta, pero el úni co ca paz de rea li zar
ope ra cio nes es pi ri tua les como pen sar y amar; es lo que le da
una dig ni dad emi nen te, que fun da una po si ción úni ca en el
Jor ge Sca la
223

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA